Category Archives: Hecho a mano

¿Dónde comprar? Telas, anillas, snaps y más

Una de las consultas que recibo a menudo en el correo trata sobre los materiales para confeccionar nuestros propios portabebés, especialmente mei tais y bandoleras, que son los más conocidos y los que más se animan a coser las mamás con un poquito de experiencia en costura y una máquina de coser.

La mayoría de los materiales que necesitamos para coser nuestros portabebés son sencillos de encontrar en cualquier ciudad, incluso en un pueblo pequeño como el mío puedo surtirme de telas varias y guata para un mei tai.  Las bandoleras llevan un poco más de complicación a  la hora de los materiales, porque no todas las anillas sirven para confeccionarlas, necesitamos que sean resistentes, sin puntos de unión y a la vez ligeras. De todo esto hablamos a continuación.

Empezamos con las telas.

Para confeccionar un mei tai necesitamos lonetas y algodones (optativamente). La loneta es uno de los tejidos más fáciles de encontrar en la tiendas de telas, ya que se usan para decoración. Son tejidos muy sufridos y resistentes que soportan muy bien los lavados y que funcionan de maravilla en la tiras de los mei tais, así como también en los cuerpos (al menos una cara del cuerpo del mei tai debe ser de loneta). Normalmente llevan un porcentaje de algodón (entre el 50 y el 70% por lo general) y algo de poliester. No pasa nada porque lleven poliester, esto les da resistencia y hace que se seque antes cuando lavamos el portabebé, aunque es preferible que el porcentaje de algodón sea lo más alto posible. No compréis ni la más gruesa ni la más fina, algo medio, que veáis manejable pero no endeble ni demasiado tieso.

Si no encontráis lonetas en vuestro pueblo o ciudad podéis comprarlas online aquí o aquí.

En estas mismas tiendas tenéis lonetas estampadas por si preferís dar un toque de color a vuestro portabebé. Si tenéis cerca un Leroy Merlin también podéis encontrar lonetas lisas y estampadas, aunque las que yo he visto son 50% poliester y me gustan con menos porcentaje, pero sirven igualmente.

Y en la tienda sueca más conocida, si esa misma que estáis pensando, tenéis algodones y lonetas 100% algodón a muy buen precio, ideales para hacer portabebés, aunque eso si, no queráis que vuestro diseño sera el más original, tienen variedad pero no tanta.

En tiendas de telas y de patchwork también podéis encontrar la guata o boata. Y si tenéis cerca alguna colchonería ahí también encontraréis.

Algodones 100% se encuentran bien hoy día debido al éxito del patchwork, en tiendas especializadas encontraréis muchos diseños de telas estampadas, aunque los precios no suelen ser muy económicos, suelen rondar los 15 € el metro. Lo bueno es que os venderán poca cantidad, por lo que para un mei tai por ejemplo, con que compréis un fat quarter (un cuadrado de tela de unos 50*55 cm) tendréis suficiente y os saldrá bien de precio (unos 3-4 euros).

Si os animáis a comprar online hay varias tiendas donde encontrar algodones bonitos en España:

Fet a  mà: aquí además tenéis bastantes accesorios de patchwork y costura.

Costurika

Y haciendo en google una búsqueda con “telas patchwork” encontraréis muchas más

Yo suelo comprar fuera de España, por lo general en Estados Unidos aunque algunas veces compro en Australia. La ventaja es que hay mucha más variedad y a mejores precios, a pesar de los gastos de envío; la desventaja es que tienes que apañarte un poco con el inglés y que los envíos tardan a veces varias semanas. También es posible, si haces pedidos de cierta cantidad (normalmente a partir de unos 80-100 euros), que tu paquete pare en aduanas y tengas que pagar impuestos extra, con lo que el precio ya no es tan diferente al de España. Si pides pocas yardas (en Estados Unidos te lo venderán por yardas, que son 90 y pico cm) no tendrás problemas con aduanas. Y si tu pedido para en aduanas el proceso es simple, correos te lleva tu paquete junto con una factura DUA que tendrás que abonarles para que te lo entreguen (si el paquete es muy voluminoso también es posible que te envíen antes del paquete un presupuesto de importación que deberás pagar antes de recibirlo).

En Estados Unidos hay tiendas a millares, creo que no exagero, pero yo os pongo algunas que conozco porque he comprado y la compra ha ido bien; en general en todas la experiencia ha sido buena:

Fabric: Una de las tiendas de telas con mayor surtido, también de las más conocidas y con muy buenos precios. Además suelen tener códigos promocionales que podéis encontrar aquí. La pega es que hay que pedir pocas yardas, no más de 5-6 de algodón y menos si pedís laminados, minkys, etc. Ya que en cuanto se pasa un poco de peso lo mandan por UPS (mensajería) en vez de por USPS (servicio de correos de Estados Unidos) y os cobrarán tasas de importación sí o sí. De todos modos, si hacéis un pedido grande, incluso con tasas os compensará por los buenos precios.

The Quilted Castle: una tienda muy cuca, con variedad y precios buenos. Tienen unas tarifas muy buenas de envío y podéis comprar bastantes yardas pagando gastos razonables. Eso sí, con pedidos grandes, de nuevo cuidado con aduanas.

The Virginia Quilter: hace de vez en cuando promociones de gastos de envío y descuentan 3 dólares.

Fat Quarter Shop

Hypernoodle Fabrics: tienen también tienda en Etsy. Muy buenos coordinados.

Some Art Fabric

Ladybutton Fabrics

Hawthornethreads: el envío es bastante económico para bastantes yardas.

Fabrics from the heart

En Esty, una comunidad internacional de artesanos donde podemos encontrar desde preciosas artesanías de todo tipo hasta todos los materiales para confeccionarlas y también objetos vintage, hay muchas tiendas de telas con gran variedad, os dejo un par de ejemplos.

Spice Berry Cottage: escribís para que os preparen el pedido personalizado con envío a España.

Lucky Kaeru Fabric and Supplies: igual que la anterior.

Y la lista sería eterna, pero lo dejo aquí que ya tenéis varias para elegir.

Seguimos con más telas… minkys, esos suaves tejidos que nos sirven un poco para todo, baberos, compresas, pañales, mantitas…

Hay dos tiendas que me gustan bastante para el minky, además de Fabric, donde tienen una buena selección:

Minky Fabrics: está en el Reino Unido por lo que podéis hacer el pedido tan grande como queráis que no habrá problemas de aduanas. El envío es bastante razonable.

The Minky Boutique: en Etsy, hay que escribirles con lo que queréis y os preparan una custom listing.

Otros tejidos más especializados, como bambú, cáñamo, microfibra o pul, que se usan para confeccionar pañales de tela, compresas, salva slips, discos de lactancia… podéis encontrarlos especialmente en dos tiendas francesas:

Couche Nature

Ar Brinic

En ellas encontraréis otros materiales para confección y utensilios como snaps y máquinas para colocarlos, aunque yo prefiero comprarlos aquí: Kamsnaps Tiene muy buen precio, mucha variedad, diferentes tallas…

Me habéis preguntado también por punto de algodón y pul, no son materiales que compre habitualmente (sólo uso pul para las compresas de tela y algunas bolsas impermeables) pero cuando lo necesito acudo a Nur y su estupenda tienda Print Knits Studio. También suele tener minky, botones, ribbons… y una microfibra que funciona fenomenal, así como el velour para las que confeccionáis pañales.

¡Más cositas! Vamos con las anillas… y sin duda alguna os recomiendo Sling Rings, las de aluminio más conocidas. Hay alguna otra marca y también otros materiales, como el zamak (una aleación de metales) pero no os las recomiendo, son pesadas  y, si no se han fabricado específicamente para porteo (por ejemplo si las compráis en una ferretería), pueden tener soldaduras peligrosas.  En Sling Rings podéis comprar incluso un par de anillas pero, evidentemente, cuantas más compréis mejor de precio os saldrán. En caso de que no necesitéis muchas o prefiráis comprar en España, nosotros las tenemos en la tienda, en todas las medidas (que son tres) y colores. También venden anillas de nylon, para bandoleras de agua, y de estas también tenemos si queréis coser una bandolera de este tipo.

Y no podemos olvidarnos del hilo, indispensable para coser. Podéis encontrarlo en cualquier mercería, tanto Guttermann como otras marcas similares y algo más baratas. Si vais a coser mucho os interesa comprar bobinas más grandes que las de 100 metros que suelen tener en las mercerías y tiendas de patchwork. Hay unas que me gustan especialmente, son de la marca Brildor-Masterfil, de 5000 metros y podéis comprarlas aquí. Tienen una carta de colores muy amplia y de precio no están nada mal para la buena calidad que tienen. Además tienen agujas de máquina, aunque estas también las encontráis fácilmente en mercerías y tiendas de patchwork.

Otras cosas que nos pueden interesar para nuestros trabajos son los botones y para eso, además de nuestra mercería habitual, podemos recurrir a Etsy de nuevo, que es un paraíso de los botones y otras “fornituras”. Los encontraréis preciosos en tiendas como estas:

Digits Designs

Ayarina

Polymerclaybox

Y estos que me encantan, hechos a mano en España! Rodricano

Y no podemos olvidarnos de las cintas o ribbons, de nuevo volvemos a Etsy:

Faith Ribbons vende packs de cintas combinadas preciosas.

Scrap with Style es una tienda de scrapbooking, así que encontraremos muchas otras cosas interesantes.

Para cremalleras pasad por aquí: Zipit, veréis que varidad.

Y vamos terminando con las hebillas, los cierres y las piezas plásticas de ajuste. De nuevo encontraréis en mercerías y tiendas de deporte, pero si queréis comprar cantidad y variedad podéis visitar tiendas como esta.

Edito la entrada para agregar alguna tienda más y también otros materiales que podemos necesitar. Me habéis preguntado por etiquetas para marcar nuestras creaciones. Bien, yo empecé con algo sencillo, las etiquetas como las que suelen usarse para marcar la ropa de los niños, que van impresas en una tira continua que puede ser para pegar mediante calor o para coser. Las compraba aquí:

Marcaropa

Luego ya busqué algo más personalizado, de mejor calidad y con mi propio logotipo y llegué a una empresa que ofrece un diseño personalizado, etiquetas tejidas y un precio asequible pidiendo cantidad, así que las que ahora utilizo son de esta empresa:

Etisilk

Como ya son las tantas de la madrugada seguro que me he dejado cosas en el tintero, así que si echáis algo en falta dejadme un comentario y lo solucionamos.

Recopilación realizada por MisCanguritos. Si quieres utilizarla pide permiso y pon nuestro enlace. Gracias.

Tutorial: Reparar enganchones e hilos rotos en un fular

Es común que en los fulares con la trama más suelta (indios, jacquards de tres colores, pfau) aparezca algún enganchón o hilo suelto, incluso que en ocasiones se rompa un hilo. Son fulares algo más delicados y con un reloj, pulsera, o a veces sin saber con qué, se enganchan y si damos un tirón pueden llegar a romperse algunos hilos. Nos puede parecer entonces que el fular ya no sirve o que puede afectar a su soporte, pero nada más lejos de la realidad, con un poco de paciencia, aguja, pinzas y, si es posible, una lente de aumento se puede arreglar incluso el enganchón más grande.

En estas fotografías de un Didymos Tagetes y de una bandolera Pfau Borgoña os explicaré el proceso que yo sigo, tanto si el hilo se ha roto cómo si sólo es un enganchón sin rotura, un hilo que sobresale de la trama.

En el caso de que el hilo sobresalga de la trama sin estar roto sólo necesitamos una aguja. Identificamos bien la línea que sigue el hilo, será fácil porque estará mucho más tenso que el resto de la trama. Ahora con la aguja, cada pocos centímetros (o milímetros, esto dependerá de la cantidad de hilo enganchado que tengamos fuera de la trama del fular), vamos tirando suavemente del hilo y dejando que sobresalga un poco de la trama, como si repartiésemos el enganchón grande entre varios pequeños a lo largo del hilo.

Cuando veamos que el hilo ya no se nota tenso en la trama y no lo identificamos con la facilidad de antes pasamos a estirar la trama con los dedos, hasta lograr que todos los enganchones pequeños se vayan integrando. Este proceso, dependiendo de lo grande que fuese el hilo que sobresalía, habrá que hacerlo una vez o varias, hasta conseguir repartir e integrar de nuevo el hilo en la trama y que no quede tenso.

¿Y qué pasa si el hilo se rompe? Lo primero es ver si el hilo ha salido de la trama al romperse o sigue en su lugar. Si se ha salido de la trama hay que enhebrarlo en una aguja y meterlo de nuevo por el lugar que le corresponde en la trama (normalmente lo identificaremos bien porque quedará como una línea vacía o con menos color), hasta llegar al otro cabo o trozo de hilo roto.

Una vez que tenemos el hilo roto en su lugar, ambos cabos juntos en la zona de la trama donde corresponden, tendremos que tirar un poco de ellos para tener suficiente hilo para anudar.

El nudo lo haremos ayudándonos de unas pinzas largas y con punta, con los dedos necesitaríamos aún más hilo y nos quedaría mucho sobrante.

El sobrante del nudo lo vamos a cortar casi al ras de este y ahora vamos a volver a colocar el hilo en su lugar como si de un enganchón se tratase, cuidando cuando toque pasar el nudo entre la trama y procurando que éste quede en el lado revés del fular.

Y así, muy poco a poco, con mucho cuidado y paciencia, los enganchones e hilos rotos quedan reparados y disimulados y nuestro fular como nuevo.

Tutorial propiedad de MisCanguritos, puedes utilizarlo citando la fuente y sin fines comerciales 

Tutorial: fabricar un “salao” o muñeco de enseñanza de porteo

Anoche me entretuve fabricando mi segundo “salao”, un poco más mayorcito que el primero que hice hace un par de años. Los “salaos” son muñecos con cuerpo de tela (blandos) que se rellenan de diversos materiales para conseguir que su peso se asemeje al de un bebé recién nacido o de pocos meses. Con ellos practicamos los nudos con los fulares y los portabebés y enseñamos a otras mamás a utilizarlos cuando aún no se sienten seguras con su propio bebé o están embarazadas.

Fabricar un salao es sencillo. Necesitamos los siguientes materiales:

– Un muñeco de entre 45 y 55 cm aproximadamente, con cabeza, brazos y piernas rígidas, de plástico, y tronco de tela y relleno (blanditos). No hace falta que chupe biberon, ni chupete, ni que llore… el más sencillo que encontréis servirá.

– Arroz y sal, entre 2 y 4 kilos dependiendo de lo que queramos que pese nuestro salao y del relleno que admita.

– Tijeras, una bolsa de plástico y una brida.

Si el muñeco tiene algún mecanismo para llorar, chupar o hablar se lo quitamos, tanto la zona donde se ponen la pilas como los cables y todo lo que pueda interferir en el llenado.

En la parte trasera suelen tener un velcro para acceder al interior, si lo tienen lo abrimos y vamos sacando el relleno y lo reservamos en una bolsa. Si no tiene velcro directamente cortamos la brida que suelen tener sujetando la tela del tronco a la cabeza y sacamos el relleno por esa zona.

El muñeco nos quedará así:

Ahora vamos a rellenar el cuerpo, para ello usamos bolsitas de congelar. Dentro metemos un poco de sal gruesa y arroz mezclado (usando ambos materiales el cuerpo queda más blando y manejable,  si sólo ponemos sal queda más apelmazado), anudamos y metemos en el cuerpo del muñeco.

Repetimos la operación con varias bolsitas que vamos distribuyendo en el cuerpo intentando que quede “natural”, sin bultos extraños, abultando más el culete que es una zona importante a la hora de conseguir la posición correcta en el portabebé cuando usemos nuestro salao.

Pasamos ahora a la cabeza. Metemos una bolsa dentro dejando los bordes fuera y rellenamos de sal en este caso, sin mezclar con arroz, aquí no pasa nada porque se apelmace y así conseguimos más peso. Al terminar anudamos la bolsa y escondemos todo dentro de la cabeza.

Ahora, para que quede blandito, manejable y más real, vamos a rellenar los huecos que hayan quedado en el cuerpo con la espuma o relleno que tenemos reservado en una bolsa. Lo colocamos en las zonas que nos hayan quedado más huecas, en las uniones con los brazos y las piernas, en el culete para que quede bien abultado…

Y cuando esté listo pasamos a unir la cabeza de nuevo. Usamos una brida colocándola en la parte superior de la tea y encajándola  en la hendidura que tienen los muñecos en el cuello. Apretamos y cortamos el sobrante.

Ahora ya sólo nos queda poner a nuestro salao un pañal, a ser posible de tela, bien abultadito para conseguir un culete gordo y blandito. Y después lo vestimos. El resultado es este:

El del pijamita beige es el de las fotos del tutorial, tiene tamaño de recién nacido y pesa unos 3.5 kilos. El del traje azul es que hice anoche, es un poco más grande y pesado. Aunque el pequeño no tiene gorro es aconsejable ponérselo para que la tela del fular o la bandolera se sujete bien cuando hacemos un nudo y no se deslice por la cabeza de plástico.

Espero que os sirva para fabricar vuestros “salaos”

Edito para enseñaros mi gran familia de salaos:

Los negritos más grandes miden 62 cm y son ideales para hacer salaos más grandes.  Podéis comprarlos en ebay, en esta tienda.

Tutorial propiedad de MisCanguritos, puedes utilizarlo citando la fuente y sin fines comerciales 

Plegados y costuras en bandoleras

Las bandoleras son uno de los portabebés más prácticos y cómodos, rápidas de poner, ocupan poco espacio, son frescas y se pueden usar desde el primer día y hasta el fin del porteo. El abanico de tejidos que se pueden utilizar para confeccionar una bandolera hace de ella un portabebé muy personalizable. Además la forma en que las anillas se unen con la tela puede adoptar también diferentes pliegues y costuras que hacen que se adapte de una manera u otra al hombro del porteador.

Este, el de los plegados de bandolera o la forma en que se cosen las anillas, es un tema que me interesa especialmente por ser uno de los portabebés estrella en mi tienda y también en el porteo de mis hijos y sobrino. Hay que dejar claro que no existe un plegado mejor que otro, ni siquiera el más conocido “sakura” es mejor que otros, simplemente es de los más sencillos de coser y de los más conocidos en nuestro país, aunque no así en otros.

Cualquier plegado es bueno si al porteador le resulta cómodo. Hay personas que han renunciado al uso de bandolera porque sólo conocen el “tipo sakura” y no les funciona, mientras que otras prueban otros tipos de costura, en pliegues, en abanico, etc.  buscando más comodidad que con el sakura y descubren que no necesitan otro plegado, que este más sencillo les funciona a la perfección.

¿Cómo saber si un plegado te va bien o no? La única manera es probando varios, pero esto no siempre es posible. Si conoces a mamás o papás canguro que usen bandoleras sería ideal poder probarlas antes de decidirte por una, identificando el plegado que has probado y te ha convencido y solicitando el mismo en la tienda donde la compres si te ofrecen esta opción. Pero como digo, no todo el mundo tiene esta opción. Si no has usado nunca una bandolera mi recomendación es empezar con el cosido simple o tipo sakura, bien colocado y desplegado en el hombro (nunca en la zona del cuello!!!) es probable que te funcione bien. Si te interesa probar varios tipos de cosido, pliegues, acordeones, abanico, marsupina, tengo disponible entre mi fondo de portabebés una amplia sección de bandoleras con plegados diversos, es otra manera sencilla de saber cuál es tu plegado ideal.

Hay que tener en cuenta también que no todos los plegados funcionan igual en todos los tejidos, no es lo mismo un plegado tipo marsupina en una bandolera fina de algodón que en una de fular grueso.

Vamos a ver en detalle diferentes tipos de costura para bandoleras de anillas:

El plegado que llamamos normal o “tipo Sakura” lleva la tela cosida sin pliegues en las anillas. Este plegado es el que más se extiende por hombro y brazo y en general es el más conocido y utilizado por los usuarios de bandolera de anillas en nuestro país.

El plegado de tablas ,  es muy llamativo estéticamente, queda más recogido en el hombro, despliega menos. El plegado de las bandoleras Oopa sería una variante de éste  pero con pliegues asimétricos.

El cosido “tipo kalea” con tablas en los laterales y un espacio sin pliegues en el centro puede ser con los pliegues hacia el interior (sería el kalea original) o hacia el exterior, cubriendo el dobladillo lateral (sería entonces un kalea inverso). Se parece al plegado de tablas. Despliega bastante por el hombro pero no sube hacia el cuello ni baja tanto hacia el brazo como ocurre con el tipo Sakura.

El “plegado marsupina” bautizado así en honor a Sol, que lo lleva utilizando años en sus bandoleras, es una variación del “plegado acordeón” que no despliega mucho en el hombro por los pliegues previos a la costura, muy característicos por su unión central y por resultar un conjunto de capas de tela que ofrece incluso cierto efecto de “acolchado”. Este plegado no es el marsupina que he estado cosiendo hasta ahora (actualizado a 24 de septiembre de 2011) sino el que originalmente ha usado Sol.

El “plegado miscanguritos, PMC”  antes conocido como marsupina y que ahora vamos a rebautizar, lo comencé a usar hace unos meses variando el box pleat y pensando que era el que usaba Sol, de ahí el nombre que le pusimos en un principio.  Las capas de pliegues son las mismas  que en el de Sol pero en vez de plegar doblemente en el interior se pliega una vez hacia adentro y otra hacia fuera. En unos dibujos que colgaré en breve se verá mejor la diferencia.

El  “plegado miscanguritos inverso o PMC inverso” es una variante más en la que la colocación de las capas de tela se hace igual que en el marsupina, pero luego se dobla al contrario que éste, quedando en el interior de la costura la unión central y una superficie sin uniones en la cara vista del plegado.

Otro tipo de cosido para bandolera es el “acordeón simétrico”, similar estéticamente al marsupina y al miscanguritos pero con menos pliegues en la formación de la costura, quedando los dobladillos vistos en el exterior, lo que no ocurre con el marsupina, en el que la capa del dobladillo lleva otra superior.

Y el “acordeón simple”, un plegado sencillo pero también efectivo, que resulta en una superficie amplia de apoyo para el hombro pero que no despliega demasiado hacia zonas problemáticas como hombro y cuello.

Un plegado un tanto diferente a los anteriores es el “hot dog”. En este plegado, los extremos o dobladillos de la tela quedan hacia el interior de la costura, lo que no ocurre en todos los anteriores.

También tiene esta característica el plegado usado por Didymos, que denomina Scherenfaltung, aunque por comodidad lo denominamos “plegado Didymos”. El tableado de este plegado termina con los dobladillos partiendo de la parte central de la costura por lo que para desplegarse correctamente tienen que abrirse desde dentro hacia afuera.

Una variación de este plegado de Didymos es el plegado “tijera simple”, que hemos empezado a utilizar en MisCanguritos tras probar diferentes modificaciones. Es un plegado menos compacto que el tijera original de Didymos, con más superficie de apoyo y apto para todo tipo de tejidos (el plegado tijera de Didymos es muy difícil de coser en tejidos gruesos).

Otras costuras como las de las bandoleras PSling, Crianza Natural, etc. se recomiendan para un sólo hombro, derecho o izquierdo, por lo que al adquirirlas es necesario indicar el hombro donde apoyarán las anillas según tu preferencia. En todos los plegados mencionados anteriormente el uso es indistinto en ambos hombros.

Y hay muchos otros, especialmente de marcas americanas, si los conocéis, utilizáis y además tenéis fotografías os agradecería que me escribieseis a miscanguritos@gmail.com para contarme vuestras impresiones y seguir ampliando esta guía de costuras de bandoleras.

Recordad que podéis enviarnos vuestros fulares para transformar en bandolera con el plegado que más os guste o llevaros cualquier bandolera de nuestra tienda eligiendo también el plegado o el color de las anillas.  Incluso podéis enviar una bandolera con un plegado que ya no os convenza para cambiarlo por otro y probar algo nuevo.

Instrucciones para coser un mei tai

Hace ya tiempo que quería contaros cómo coser un mei tai, ya que si tenéis máquina de coser y un poco de experiencia no es difícil, sólo requiere un poco de tiempo y paciencia.

Para coser un mei tai de loneta y algodón sólo necesitáis un trozo pequeño de algodón, estampado o liso (si tenéis cerca una tienda de patchwork podéis comprar un fat quarter -50*55- que los hay monísimos y con ese trozo tenéis suficiente) unos 90 cm de loneta lisa (la loneta suele ser de 2,80 de ancho, os sobrarán 80 cm que servirán para el otro lado del cuerpo) y un trozo de guata-boata (fibra para acolchar) de unos 60*50 cm.

Las piezas que sacaremos de aquí son las siguientes:

– 2 piezas de loneta de 2 metros por 28 cm (tirantes superiores)

– 1 pieza de loneta de 1,80 metros por 30-32 cm (tirante inferior)

– 1 pieza de loneta de 42*60 (una cara del cuerpo)

– 1 pieza de algodón de 42*60 ó 55 si compramos un fat (para la otra cara del cuerpo)

– 2 piezas de guata de 12,5*40 (acolchado de tirantes superiores)

– 1 pieza de guata de 13*40 (acolchado de la cintura)

– 1 pieza de guata de 18*40 a la que cortaremos la forma trapezoidal de la parte superior del cuerpo (para acolchar el cabecero del mei tai)

– hilo, aguja, alfileres, tijeras o cúter y alfombrillad de corte, regla o metro, máquina de coser, paciencia 🙂

Y ahora paso a paso, según mi método (hay otros pero este es el que yo utilizo):

1. Cortamos las piezas del mei tai.

Los dos rectángulos del cuerpo:

Con las esquinas ya cortadas para colocar los tirantes superiores (cada uno tiene su patrón pero un ángulo de 45º está bien):

La tira de la cintura:

Aquí véis las dos correspondientes a los tirantes superiores:

La guata, que se corta muy bien con cúter:

Todas las piezas:

2. Vamos a unir los tirantes superiores doblando cada uno por la mitad y cosiendo el lado más largo, los dos metros. Llevando bien al hilo la loneta no hace falta ni siquiera hilvanar.

3. Uno de los extremos cortos lo cortamos en diagonal (servirá luego para diferenciar los tirantes superiores del inferior a la hora de desatar el mei) y lo cosemos también. Dejamos abierto el otro extremo.

4. Damos la vuelta a los tirantes por el lado abierto y metemos la pieza de guata de 12.5*40 dejándola un poco separada del extremo abierto (unos 5 cm).

5. En este paso a mi me gusta hilvanar, creo que queda todo mejor sujeto y se sacan mejor las costuras, pero también se puede hacer sujetando con alfileres. En mi caso hilvano toda la costura, sacándola bien, para luego coser un pespunte en la zona del acolchado, en el extremo que está cerrado y en diagonal y planchar el resto de la costura. Una vez hilvanado, doy los pespuntes, a ambos lados del acolchado y en el extremo. Y luego en el centro está bien dar alguno más para sujetar bien el acolchado. Os recomiendo marcarlo con un lápiz de tiza o un rotulador de tejido para que os salga recto.  Aquí veis el proceso para terminar los tirantes superiores:

En la última foto veis abajo el tirante de la cintura, que lo termino de la misma manera, con pespunte en los extremos. El resto del tirante se hace así:

6. El tirante inferior lo doblo por la mitad y marco del medio hacia cada extremo la mitad de lo que mida el cuerpo de ancho, así al desplegarlo tengo marcado el cuerpo del mei en el centro del tirante. Esta parte que he marcado va a quedar abierta ahora cuando cosa el tirante para cerrarlo:

Se dobla el tirante por la mitad a lo largo y se cose cerrado los dos extremos y dejando abierto en el centro, entre las dos marcas que hemos hecho; quedaría así:

Damos la vuelta al tirante, hilvanamos para sacar bien la costura y pespunteamos los extremos. Ya está listo para poner el relleno y dejar preparado para unir al cuerpo:

7. Ahora vamos con el cuerpo. Ya lo teníamos cortado, con su correspondiente relleno. Vamos a colocar los tirantes en el derecho de una de las piezas del cuerpo. Haciendo unas marcas en el tirante a la altura que queremos unirlo nos aseguramos de que no se tuerce. Es recomendable coserlo al trozo de cuerpo en el que lo colocamos, justo por el borde donde irá unido, así al poner la otra pieza y el relleno no se moverán. Quedaría así:

Se pone encima la otra parte del cuerpo con el revés hacia afuera y ya podemos hilvanar para unir. En ese paso se coloca también el relleno del cabecero (lo he puesto por el otro lado, el de la loneta, por eso no se ve el algodón):

Sólo queda coser, dejando abierto por abajo, donde irá el tirante inferior:

Damos la vuelta y ya casi lo tenemos:

De nuevo hilvanar y pespuntear para que nos quede bonito:

Hacemos también un pespunte en la cabecera con la forma que más nos guste para sujetar el relleno y de paso pillar la tela sobrante de los tirantes superiores, para hacer más seguro el mei:

8. Sólo nos queda el tirante inferior. Marcamos una línea horizontal en el cuerpo, a la altura que hayamos decidido para el inicio del tirante inferior (a unos 13-14 cm del borde inferior del mei, para que nos quede de unos 60 cm de alto si es la medida que hemos elegido para nuestro mei tai):

Ahora remetemos el cuerpo en el hueco abierto del tirante inferior y vamos cosiendo por la línea, haciendo un dobladillo con la tela sobrante del tirante. Yo primero hilvano, por ambos lados, y luego compruebo que los hilvanes van por la misma línea, así al coser sólo hay que dar una pasada para pillar bien la tela en ambos lados. De este proceso se me olvidó hacer foto, pero no es más que doblar un poco el sobrante de la tela y coser por la línea que hemos marcado. Aquí ya véis el cosido, antes de quitar los hilvanes:

Ya sólo tenemos que hacer algún pespunte más para fijar el acolchado y la tela sobrante del cuerpo, esto también hará el mei más seguro:

9. Ahora quitamos hilvanes, cortamos hilos, cepillamos y borramos las marcas de tiza y planchamos los tirantes para que las costuras queden asentadas. Y el resultado es este:

Sólo os queda animaros con la aguja y el hilo 🙂

Tutorial propiedad de MisCanguritos, puedes utilizarlo citando la fuente y sin fines comerciales 

Arrullos, capas y mantitas

Tenemos nueva sección en MisCanguritos, dedicada a los más pequeños. En ella os presentamos arrullos, capas de baño y mantitas realizados a mano con tejidos de calidad, polares lisos y estampados y rizos 100% algodón, combinables de la forma que vosotr@s prefiráis, polar con polar, polar con rizo, sólo rizo o sólo polar… Los arrullos que ya tenemos confeccionados son talla maxi, de 80*100 cm, con una capa de polar estampado y otra de rizo de toalla, y es que si hay algo que no me gusta de la mayoría de capas, arrullos y mantas para bebé es que a los seis meses les quedan pequeños, así que personalmente prefiero todos estos complementos en un tamaño algo más grande para poder alargar su uso, y es que a mis niños, con dos y cuatro años, aún les gusta disfrutar de la suavidad de los arrullos ¿queréis comprobarlo?