Tag Archives: bandoleras

10 trucos para colocar correctamente la bandolera de anillas

En esta entrada os enseño unos trucos para colocar y ajustar correctamente una bandolera de anillas. La bandolera es un portabebé sencillo y rápido de colocar que sólo requiere un poco de práctica. Teniendo claro cómo han de situarse las anillas y la posición del bebé es fácil conseguir una colocación perfecta para que nos resulte cómoda y podamos disfrutar del porteo en bandolera.

Continue reading

Porteo seguro en portabebés artesanales

Hoy 14 de mayo colaboramos con la iniciativa de @RedCanguro #porteoseguro (lee aquí el artículo sobre porteo seguro de Red Canguro). A lo largo y ancho de la red, os vais a encontrar con numerosos artículos relacionados con este hashtag. El porteo ergonómico es bueno y beneficioso pero no es seguro en sí mismo ni el portabebé un dispositivo de seguridad; en todos estos artículos veréis que, para que el porteo sea totalmente beneficioso y seguro, hay que portear bien y tener en cuenta una serie de criterios, recomendaciones e indicaciones tanto en la colocación del bebé, como sobre el portabebé su ajuste y colocación.

Continue reading

Tipos de portabebés ergonómicos

Existe actualmente en el mercado una oferta muy amplia de portabebés que hace que muchos padres tengan verdaderos problemas a la hora de elegir el más correcto para la edad de su bebé y el uso que pretenden darle. La principal consideración a la hora de comprar un portabebé es tener claro cuál es ergonómico y cuál no lo es. En esta entrada podéis aclarar todas las dudas al respecto. Y aquí tenéis un pequeño resumen con los aspectos más importantes a tener en cuenta para diferenciar un portabebé ergonómico de aquel que no lo es:

imagen21

QUÉ ES UN PORTABEBÉ ERGONÓMICO

– Aquel que respeta la posición correcta del bebé, garantizando su correcto desarrollo: la llamada posición ranita.

– Además debe ser cómodo para bebé y porteador, distribuir el peso correctamente.

– Debe proporcionar apoyo a todo el cuerpo del bebé, teniendo opción de sujetar la cabeza en bebés que aún no la controlan.

– Debe ser sólido y seguro, permitir varias posiciones y ser sencillo de utilizar. Debe estar realizado en materiales lo más naturales posibles.

Fular Colimaçon

TIPOS DE PORTABEBÉS ERGONÓMICOS

Una vez tengamos claro cuáles son los portabebés ergonómicos pueden surgir dudas sobre cuál elegir ya que hay diversos tipos que podemos clasificar atendiendo a cómo se colocan sobre el cuerpo del porteador:

Portabebés de apoyo en un solo hombro o asimétricos: son la bandolera, el pouch, el Tonga, el Suppori y el mei hip. El fular puede ponerse en un hombro pero lo más habitual es que se apoye en los dos hombros. También los portabebés tradicionales como el rebozo, el aguayo, etc. suelen colocarse en un solo hombro.

Portabebés de apoyo en los dos hombros o simétricos: fular, mei tai y demás portabebés asiáticos (onbuhimo, podaegi…), mochila ergonómica.

A parte podemos clasificar los portabebés africanos, como el kanga o el bambará, que no se apoyan en los hombros sino que se atan en el torso, aunque también pueden colocarse en un hombro.

Vamos a ver ahora en detalle cada portabebé:

PORTABEBÉS DE UN SOLO HOMBRO O ASIMÉTRICOS

Bandolera: es una tela de unos 2 metros con anillas en un extremo; la bandolera de anillas es un portabebé de un sólo hombro, rápido de colocar, ligero y fresco.  La postura más habitual en bandolera es en la cadera pero puede usarse también al frente, en posición cuna y a la espalda. Es ideal para amamantar, sobre todo los primeros meses y también cuando los niños comienzan a caminar, para subirlos y bajarlos a menudo de los brazos. Suele usarse como complemento a portabebés de dos hombros o a carritos y carricoches.  Puede ser utilizada por personas de diferente talla. Puede ser de materiales diversos: algodón, lino, seda… y también de tejido de fular, que resulta más cómodo y ayuda a soportar mejor el peso. Se recomienda desde recién nacido y hasta el final del porteo (incluso 4-5 años).

Bandolera posicion semitumbado

Pouch: es un cilindro de tela que puede presentarse por tallas o unitalla con un ajuste sencillo. Se trata también de un portabebé de un sólo hombro, de colocación sencilla, que no permite un ajuste tan preciso como la bandolera. Puede usarse desde que el bebé controla su cabeza, a partir de unos 3-4 meses.

Pouch MisCanguritos

Tonga redecilla de algodón que se coloca en un hombro, en dos versiones: por tallas y unitalla con una pieza para ajustar. Es un portabebé de los más simples y rápidos de colocar, ideal para ratos cortos, para la playa o la piscina, para llevar en el bolso y usar en situaciones de emergencia. Se usa, preferiblemente, desde que el bebé se sienta sin ayuda y tiene un buen control sobre su espalda, aunque requiere que pongamos una mano en ella para dar seguridad, ya que no va sujeta. Es un portabebé de “emergencia” que suele complementar a otros como fular, mochila… No es recomendable como único portabebé a no ser que el porteo sea muy esporádico.

Tonga

Suppori: redecilla de polyester similar al Tonga. Va por tallas. Las características son muy similares y el uso y limitaciones también son equivalentes a las del Tonga.

Suppori

Mei hip: portabebé híbrido entre mochila y bandolera, reparte el peso entre la cadera, la espalda y un solo hombro. Puede utilizarse desde los 4-6 meses.

Mei hip

PORTABEBÉS DE DOS HOMBROS O SIMÉTRICOS

Fular elástico: tejido elástico que puede ser 100% algodón, bambú o llevar un pequeño porcentaje de elastán, etc. El fular elástico suele ser unitalla, de unos 5 metros, y permite hacer preanudados, nudos en los que primero colocas el fular y luego introduces al bebé. Estos nudos son sencillos y ayudan a perder “el miedo a la tela” pero no se recomiendan para bebés mayores de unos 6 meses. Cuando los bebés van pesando es preferible hacer nudos en los que la tela se ajusta con el bebé encima. Tienen un uso más limitado que los fulares no elásticos, hasta aproximadamente los 9-12 meses de edad. Hay también fulares semielásticos, con menos elasticidad, como su nombre indica, que son menos adecuados para los preanudados pero suelen ofrecer un mayor soporte, esto es, pueden usarse con comodidad durante más tiempo.

Fular Aldoria Bambú

Fular no elástico o tejido: Suele realizarse en algodón 100% o en mezclas con tejidos naturales (lino, cáñamo, bambú, lana…). Los fulares son los portabebés más versátiles, permiten múltiples posiciones y pueden usarse desde el primer día de vida del bebé y hasta que el niño y el porteador quieran (incluso 4-5 años) pero requieren cierta práctica y aprender varios nudos. Pueden utilizarse al frente, a la cadera y a la espalda. Hay diferentes medidas según los nudos que quieran realizarse y según la talla y altura del porteador aunque las más estándar están entre los 4 y los 5 metros.  Puedes encontrar más datos sobre los fulares en esta entrada.

Fular tejido Didymos

Mei tai:  portabebé de origen asiático muy similar a una mochila ergonómica pero sin correas ni piezas de plástico, sólo tela, un recuadro con una tira para atar a la cintura y dos para los hombros. Existen de diferentes marcas y también artesanales y se confeccionan tanto en tejidos de fular como en algodones, lonetas, linos, etc. Se recomiendan a partir de los 4-6 meses o un poco antes si el mei tai cuenta con reductor del ancho del puente (la zona donde se sienta el bebé).

Mei tai Hoppediz

Ombuhimo: similar al mei tai pero sin la tira de la cintura y con unas anillas o trabillas en los laterales. Rápido de colocar e ideal para porteadores que no desean anudar a la cintura.

Onbuhimo

Podaegirectángulo de tela con una tira arriba con la que se ata, es similar al ombuhimo pero sin trabillas ni anillas, es la tira de tela superior la que sujeta al bebé haciendo un cruce bajo sus  piernas para formar el asiento. Muy fácil y rápido de colocar.

Podaegi

– Portabebés africanos: kanga o paño africano y bambará son dos ejemplos. Son telas multiusos realizadas en algodón wax que sirven tanto para portear como para llevar cargas o enrollar a modo de falda. Se suelen colocar sobre el pecho (no sobre los hombros) y el bebé queda a la altura de la zona baja de la espalda.

Portabebé africano Kangura

Mochilas ergonómicasson portabebés preformados, cuadrados o rectángulos de tejido donde se sienta el bebé, con tirantes generalmente bastante acolchados y tiras de nylon y hebillas de plástico para cerrar y ajustar. Hay variedad de marcas en el mercado, algunas recomendadas para bebés de pocos meses e incluso desde el nacimiento, pero, en general, la mayoría se recomiendan desde los 4-6 meses y hasta unos 3 años. Existen también versiones más grandes de algunas mochilas ergonómicas que se denominan toddler y sirven para niños de 2 a 5-6 años.

MochilaTula

PORTABEBÉS POR EDADES

Según la edad de tu bebé puedes elegir unos portabebés más recomendables que otros.

Recién nacido: fular y bandolera son los que mejor recogen el cuerpo del bebé y soportan su espalda inmadura. Hay algunas mochilas que pueden usarse desde los primeros meses como las híbridas entre mochila y fular (Caboo, Papoozle…) y también Emei baby y Bondolino (esta última a partir de 1-2 meses según desarrollo del bebé).

A partir de 4-6 meses: fular, bandolera, mei tai, portabebés asiáticos, mochila ergonómica… Vigilar siempre que el tamaño del puente del portabebé (sobre todo en mochilas y mei tais) sea adecuado a la apertura de piernas del bebé.

A partir de 7-9 meses: fular, bandolera, mei tai, mochila ergonómica, Tonga, Suppori…

A partir de 2 años: mochila toddler, bandolera de fular, Tonga y Suppori para ratos cortos…

Si tienes dudas sobre qué portabebé elegir contacta con nosotros AQUI.

Portabebés Colimaçon et Cie viajeros: fin de ruta

Después de más de un año de viaje por toda España los fulares y la bandolera Colimaçon de tejido orgánico han vuelto por fin a casa. Ha sido un año muy intenso, ha pasado por muchos hogares y han sido utilizados por muchas mamás y bebés, aunque también por algún salado 🙂 En general las sensaciones con ellos han sido muy buenas, especialmente del fular BIOTIFUL 50% lino, que a pesar de parecer indomable, va suavizando con el uso y ofrece un soporte excelente. La bandolera también ha triunfado, sobre todo por su suavidad. Pero mejor os dejo con los comentarios y fotos de algunas de las familias que los han probado. ¡Gracias a todos por este año de viaje y las buenas vibraciones con las que han vuelto a casa!

Rocío, desde Madrid,  nos contaba de la bandolera Colimaçon con plegado PMC inverso:  “Mi peque está en medio huelga de porteo y nada más que quiere andar. Sólo he podido probar la bandolera, y para salir por las mañanas al trabajo, que como va medio dormido todavía se deja. Me ha parecido muy cómodo el plegado, que no lo conocía, y aunque yo no soy muy de verdes, el tono me ha gustado mucho. ”

Ariadna (Barcelona) también nos habló de la bandolera: “Hace ya casi un año que tuve estos viajeros en casa… al inicio de su viaje!
No he tenido que hacer muchos esfuerzos para recordar que la bando nos encantó! el color, la suavidad ( y eso que era nueva!) y la comodidad que no había encontrado en ningún otro portabebé asimétrico (ese marsupina inverso es genial!).”

Gloria (Gerona) nos habla de los portabebés de algodón, estábamos justo al inicio de la ruta y el Biotiful aún estaba algo tieso: “Mis impresiones geniales!, ademas que pude probar en distintas edades de bebés, mis hijos y mi sobrina, sobretodo me gustó mucho el fulard frambuesa y la bandolera, supersuaves y eso que era al principio, pero me gustaron mucho mas que el bio, que tambien estaba bien, pero no era tan suave como los otros dos.”

Además nos manda estos preciosos montajes fotográficos:

Eva, desde Teruel, nos manda fotos de la bandolera, que le gustó especialmente:

Neus nos cuenta lo siguiente desde Barcelona: “Los 100% algodón me han encantado, son muy finitos, los colores son muy muy veraniegos y los he podido llevar perfectamente sin sudar (a pesar de ser agosto y la humedad que hay por aquí :calor: ) ; y el 50% ha sido el que más he usado, y mira que no me lo esperaba, porque yo con colores claros no me veo…pero ajusta que es una maravilla y da la impresión de ser la caña en cuanto quede más domadito. De hecho mi costi la primera vez que nos lo vio puesto comentó que sólo mirándolo ya daba la sensación de tener muy buen soporte.

En Badajoz estuvieron con Izaya, que nos dice de los Colimaçon: “A mí me han encantado todos, son una pasada de suaves incluso para estar recién domaditos….y los colores muy frescos…” Además nos manda estas dulces fotos:

En su viaje pasaron por casa de Nekane en Bilbao, que nos habla de ellos así:  “Lo que más hemos usado ha sido la bando, que me ha encantado. Mira que no soy de bandos y últimamente las he redescubierto y me encantan. Esta es ideal, super suave, corre genial por las anillas y tiene un ajuste perfecto. Ha aguantado los 13 kg de Ander muy bien para ser solo algodón. Solo la he sacado una pega, es cortita y no me llegaba para hacer un canguro a la espalda.

El fular con lino me ha parecido super suave (supongo que se nota que ya está trotadito), fino, facil de anudar (conseguí hacer una doble hamaca decente  ) y cómodo. Pero solo le hemos probado en casa, Ander hace tiempo que solo pide brazos cuando está muy cansado y ya no usamos fulares largos.

Y el color frambuesa no he llegado ni a desdoblarle, aunque me pareció super suavecito.”

También nos manda esta foto tan linda:

Paula, desde Madrid, nos recuerda el paso de los Colimaçon viajeros por su casa con este precioso collage :

“Durante el embarazo de mi tercer hijo me recomendaron que dejase de cargar peso por un pequeño problema, ¡qué difícil con 2 otros peques en casa! Lo hice, excepto por unas horitas de inconsciencia en las que usé una bandolera para “acochar” y mimar a mi hijo de 18 meses, que tenía mucha fiebre y lo único que le calmaba eran mis brazos. Al fin y al cabo usamos los portabebés para repartir mejor el peso y que no se nos cargue una zona y la bando colimaçon, por su soporte y suavidad resultó perfecta, ¿qué mejor ayuda aquel día?”

Diana (Cáceres) nos habla de los viajeros así: “tengo que decir que me han gustado mucho los fulares y la bando. Los hemos usado sobre todo en doble hamaca a la espalda y ambos me han resultado cómodos y fáciles de ajustar. El frambuesa me encanta por el color y lo suavecito que está, pero el de lino me ha sorprendido mucho. Aunque no es tan suave lo cierto es que está bastante manejable y no es muy gordo, hace un nudo relativamente fino y lo he encontrado estupendo de soporte. Tuve a la peque, con sus 7 kilillos ya, más de tres horas seguidas una mañana y aguantamos estupendamente.
La bando he de decir que el tejido me encanta y también el color y además no se escurre por las anillas -aunque no la hemos probado ratos muy largos-, pero el plegado no me ha resultado cómodo. Tenía ganas de probarlo, pero definitivamente me van más los que no son inversos, o el sakura.” Y nos manda unas bonitas fotos:


A su paso por Cádiz  estuvieron con Virtudes, que nos cuenta: “Yo solo habia utilizado hasta ahora un minsa (siempre preanudado porque me resulta muy dificil hacer otro nudo) y me iba muy bien pero pasabamos ya mucha calor. Tambien he probado una mochila boba y tambien me gusta mucho pero yo queria portear a un recien nacido. Asi que entre mi poca destreza (y paciencia) para los fulares y la epoca de calor que me coge pense en una bandolera fresquita. Y la verdad es que esta me ha gustado mucho, no es muy gruesa y es muy suavita, muy comoda de llevar. Pero los fulares, contra todo pronostico, tambien me han gustado mucho, a lo mejor mas que la bando porque me parecia que sujetaba mejor al niño. Ademas son tan suaves… Hasta el de lino es suave y manejable y los colores preciosos todos. Esto demuestra que no hay que gastarse un paston para tener un producto bueno y bonito. Mi niño ha estado muy comodo en los 3 portabebes y pasaba todo el tiempo dormidito desde que lo ponia hasta que lo quitaba, a lo mejor 3 horas despues. A mi me dejaba hacer las cosas y el podia descansar pegado a mi que es como mas le gusta. Asi que por mi parte muy satisfecha, aunque los novatos como le tenemos que echar algun ratillo a los nudos  del fular, pero no es tan complicado. Muchas gracias por realizar este tipo de cosas para que las pocas atrevidas como yo podamos disfrutar tambien del porteo.  ”

Rebeca, desde Madrid, nos envía fotos con los tres viajeros:

Lidia, también desde Madrid, nos manda estas dulces fotos:

Yolanda, desde Gerona,  nos cuenta de los viajeros: “El fular de algodón 100% rosa tiene un tacto súper suave, me ha encantado el color y aunque es color frambuesa hasta me lo cogería para mi nene. Para hacer los nudos me ha costado un poquito porque és un poco grueso pero todo hay que decirlo… era mi primera experiencia con fulares

El fular de 50% me ha gustado mucho también, me esperaba que fuera más tieso porque al ser de lino… pero no ha sido así. También me ha ayudado que es más fino y más fresquito que con los calores se agradece y los nudos no me costaban tanto. El soporte genial y eso que mi niño es un peso pluma pero aún así se nota mucho el lino.
Y por último la bandolera que me he enamorao!!!!!!! El color precioso y la comodidad buenísima. Lo único que las anillas me quedaban un poco bajas no se si por el plegado que no le he acabado de coger el tranquillo. Lo que si que me ha gustado de este plegado es que no queda tan extendido en el hombro y me permite más mobilidad del brazo.”
Y nos manda más fotos:
María (Cáceres) nos cuenta: “Tal como tenemos ahora el porteo de limitado pude probar el de lino que era por el que tenía más curiosidad, lo probamos un ratito de nada en un canguro delante, pero me gusto mucho, se parece a los 50 % lino, aunque un poco más fino (lo veo ideal para el verano) y también con algo menos de soporte que éstos. Creo que como bandos también tienen que ir muy bien. Lo único malo el color que no me decía mucho, pero para teñirlo en un degradado. El colimacon frambuesa no lo pudimos probar pero me gustó mucho más que los antiguos, es mucho más suave y manejable que los primeros colimacones que eran difíciles de pelar. La bandolera también me ha gustado mucho, parece fácil de ajustar y muy muy suavita, creo que es ideal como primera bando y el color verde precioso, muy divertido y fresco también para el verano.”
Nos manda esta foto:
Estuvieron también con Carmen en Alicante, que nos manda estas fotos:
Y terminamos con Vanessa, desde Gerona, que nos cuenta: “La bandolera nos encantó, aunque no acababa de verme cómoda con el plegado, no sé si era que no me lo ponía muy bien o que…

El Bio lo usamos toda una mañana entera para hacer recados, poniendo a la peque en pañal nos fué de lujo y muy bien de soporte, que mi renacuaja ya pesa 10 kg. Y el rosa no lo pudimos probar, apenas lo saqué de casa por el tiempo que nos hizo y no tengo fotos…Pero me encantó lo amoroso que estaba…enamoradita me quedé…” y nos envía preciosas fotos:
Y después de la ruta, como siempre, llega el sorteo. En esta ocasión los números ganadores han coincidido con los nombres de…
Fular Biotiful: Eva de Teruel
Fular algodón: Neus de Barcelona
Bandolera: Gloria de Gerona
¡Enhorabuena!

¿Dónde comprar? Telas, anillas, snaps y más

Una de las consultas que recibo a menudo en el correo trata sobre los materiales para confeccionar nuestros propios portabebés, especialmente mei tais y bandoleras, que son los más conocidos y los que más se animan a coser las mamás con un poquito de experiencia en costura y una máquina de coser.

La mayoría de los materiales que necesitamos para coser nuestros portabebés son sencillos de encontrar en cualquier ciudad, incluso en un pueblo pequeño como el mío puedo surtirme de telas varias y guata para un mei tai.  Las bandoleras llevan un poco más de complicación a  la hora de los materiales, porque no todas las anillas sirven para confeccionarlas, necesitamos que sean resistentes, sin puntos de unión y a la vez ligeras. De todo esto hablamos a continuación.

Empezamos con las telas.

Para confeccionar un mei tai necesitamos lonetas y algodones (optativamente). La loneta es uno de los tejidos más fáciles de encontrar en la tiendas de telas, ya que se usan para decoración. Son tejidos muy sufridos y resistentes que soportan muy bien los lavados y que funcionan de maravilla en la tiras de los mei tais, así como también en los cuerpos (al menos una cara del cuerpo del mei tai debe ser de loneta). Normalmente llevan un porcentaje de algodón (entre el 50 y el 70% por lo general) y algo de poliester. No pasa nada porque lleven poliester, esto les da resistencia y hace que se seque antes cuando lavamos el portabebé, aunque es preferible que el porcentaje de algodón sea lo más alto posible. No compréis ni la más gruesa ni la más fina, algo medio, que veáis manejable pero no endeble ni demasiado tieso.

Si no encontráis lonetas en vuestro pueblo o ciudad podéis comprarlas online aquí o aquí.

En estas mismas tiendas tenéis lonetas estampadas por si preferís dar un toque de color a vuestro portabebé. Si tenéis cerca un Leroy Merlin también podéis encontrar lonetas lisas y estampadas, aunque las que yo he visto son 50% poliester y me gustan con menos porcentaje, pero sirven igualmente.

Y en la tienda sueca más conocida, si esa misma que estáis pensando, tenéis algodones y lonetas 100% algodón a muy buen precio, ideales para hacer portabebés, aunque eso si, no queráis que vuestro diseño sera el más original, tienen variedad pero no tanta.

En tiendas de telas y de patchwork también podéis encontrar la guata o boata. Y si tenéis cerca alguna colchonería ahí también encontraréis.

Algodones 100% se encuentran bien hoy día debido al éxito del patchwork, en tiendas especializadas encontraréis muchos diseños de telas estampadas, aunque los precios no suelen ser muy económicos, suelen rondar los 15 € el metro. Lo bueno es que os venderán poca cantidad, por lo que para un mei tai por ejemplo, con que compréis un fat quarter (un cuadrado de tela de unos 50*55 cm) tendréis suficiente y os saldrá bien de precio (unos 3-4 euros).

Si os animáis a comprar online hay varias tiendas donde encontrar algodones bonitos en España:

Fet a  mà: aquí además tenéis bastantes accesorios de patchwork y costura.

Costurika

Y haciendo en google una búsqueda con “telas patchwork” encontraréis muchas más

Yo suelo comprar fuera de España, por lo general en Estados Unidos aunque algunas veces compro en Australia. La ventaja es que hay mucha más variedad y a mejores precios, a pesar de los gastos de envío; la desventaja es que tienes que apañarte un poco con el inglés y que los envíos tardan a veces varias semanas. También es posible, si haces pedidos de cierta cantidad (normalmente a partir de unos 80-100 euros), que tu paquete pare en aduanas y tengas que pagar impuestos extra, con lo que el precio ya no es tan diferente al de España. Si pides pocas yardas (en Estados Unidos te lo venderán por yardas, que son 90 y pico cm) no tendrás problemas con aduanas. Y si tu pedido para en aduanas el proceso es simple, correos te lleva tu paquete junto con una factura DUA que tendrás que abonarles para que te lo entreguen (si el paquete es muy voluminoso también es posible que te envíen antes del paquete un presupuesto de importación que deberás pagar antes de recibirlo).

En Estados Unidos hay tiendas a millares, creo que no exagero, pero yo os pongo algunas que conozco porque he comprado y la compra ha ido bien; en general en todas la experiencia ha sido buena:

Fabric: Una de las tiendas de telas con mayor surtido, también de las más conocidas y con muy buenos precios. Además suelen tener códigos promocionales que podéis encontrar aquí. La pega es que hay que pedir pocas yardas, no más de 5-6 de algodón y menos si pedís laminados, minkys, etc. Ya que en cuanto se pasa un poco de peso lo mandan por UPS (mensajería) en vez de por USPS (servicio de correos de Estados Unidos) y os cobrarán tasas de importación sí o sí. De todos modos, si hacéis un pedido grande, incluso con tasas os compensará por los buenos precios.

The Quilted Castle: una tienda muy cuca, con variedad y precios buenos. Tienen unas tarifas muy buenas de envío y podéis comprar bastantes yardas pagando gastos razonables. Eso sí, con pedidos grandes, de nuevo cuidado con aduanas.

The Virginia Quilter: hace de vez en cuando promociones de gastos de envío y descuentan 3 dólares.

Fat Quarter Shop

Hypernoodle Fabrics: tienen también tienda en Etsy. Muy buenos coordinados.

Some Art Fabric

Ladybutton Fabrics

Hawthornethreads: el envío es bastante económico para bastantes yardas.

Fabrics from the heart

En Esty, una comunidad internacional de artesanos donde podemos encontrar desde preciosas artesanías de todo tipo hasta todos los materiales para confeccionarlas y también objetos vintage, hay muchas tiendas de telas con gran variedad, os dejo un par de ejemplos.

Spice Berry Cottage: escribís para que os preparen el pedido personalizado con envío a España.

Lucky Kaeru Fabric and Supplies: igual que la anterior.

Y la lista sería eterna, pero lo dejo aquí que ya tenéis varias para elegir.

Seguimos con más telas… minkys, esos suaves tejidos que nos sirven un poco para todo, baberos, compresas, pañales, mantitas…

Hay dos tiendas que me gustan bastante para el minky, además de Fabric, donde tienen una buena selección:

Minky Fabrics: está en el Reino Unido por lo que podéis hacer el pedido tan grande como queráis que no habrá problemas de aduanas. El envío es bastante razonable.

The Minky Boutique: en Etsy, hay que escribirles con lo que queréis y os preparan una custom listing.

Otros tejidos más especializados, como bambú, cáñamo, microfibra o pul, que se usan para confeccionar pañales de tela, compresas, salva slips, discos de lactancia… podéis encontrarlos especialmente en dos tiendas francesas:

Couche Nature

Ar Brinic

En ellas encontraréis otros materiales para confección y utensilios como snaps y máquinas para colocarlos, aunque yo prefiero comprarlos aquí: Kamsnaps Tiene muy buen precio, mucha variedad, diferentes tallas…

Me habéis preguntado también por punto de algodón y pul, no son materiales que compre habitualmente (sólo uso pul para las compresas de tela y algunas bolsas impermeables) pero cuando lo necesito acudo a Nur y su estupenda tienda Print Knits Studio. También suele tener minky, botones, ribbons… y una microfibra que funciona fenomenal, así como el velour para las que confeccionáis pañales.

¡Más cositas! Vamos con las anillas… y sin duda alguna os recomiendo Sling Rings, las de aluminio más conocidas. Hay alguna otra marca y también otros materiales, como el zamak (una aleación de metales) pero no os las recomiendo, son pesadas  y, si no se han fabricado específicamente para porteo (por ejemplo si las compráis en una ferretería), pueden tener soldaduras peligrosas.  En Sling Rings podéis comprar incluso un par de anillas pero, evidentemente, cuantas más compréis mejor de precio os saldrán. En caso de que no necesitéis muchas o prefiráis comprar en España, nosotros las tenemos en la tienda, en todas las medidas (que son tres) y colores. También venden anillas de nylon, para bandoleras de agua, y de estas también tenemos si queréis coser una bandolera de este tipo.

Y no podemos olvidarnos del hilo, indispensable para coser. Podéis encontrarlo en cualquier mercería, tanto Guttermann como otras marcas similares y algo más baratas. Si vais a coser mucho os interesa comprar bobinas más grandes que las de 100 metros que suelen tener en las mercerías y tiendas de patchwork. Hay unas que me gustan especialmente, son de la marca Brildor-Masterfil, de 5000 metros y podéis comprarlas aquí. Tienen una carta de colores muy amplia y de precio no están nada mal para la buena calidad que tienen. Además tienen agujas de máquina, aunque estas también las encontráis fácilmente en mercerías y tiendas de patchwork.

Otras cosas que nos pueden interesar para nuestros trabajos son los botones y para eso, además de nuestra mercería habitual, podemos recurrir a Etsy de nuevo, que es un paraíso de los botones y otras “fornituras”. Los encontraréis preciosos en tiendas como estas:

Digits Designs

Ayarina

Polymerclaybox

Y estos que me encantan, hechos a mano en España! Rodricano

Y no podemos olvidarnos de las cintas o ribbons, de nuevo volvemos a Etsy:

Faith Ribbons vende packs de cintas combinadas preciosas.

Scrap with Style es una tienda de scrapbooking, así que encontraremos muchas otras cosas interesantes.

Para cremalleras pasad por aquí: Zipit, veréis que varidad.

Y vamos terminando con las hebillas, los cierres y las piezas plásticas de ajuste. De nuevo encontraréis en mercerías y tiendas de deporte, pero si queréis comprar cantidad y variedad podéis visitar tiendas como esta.

Edito la entrada para agregar alguna tienda más y también otros materiales que podemos necesitar. Me habéis preguntado por etiquetas para marcar nuestras creaciones. Bien, yo empecé con algo sencillo, las etiquetas como las que suelen usarse para marcar la ropa de los niños, que van impresas en una tira continua que puede ser para pegar mediante calor o para coser. Las compraba aquí:

Marcaropa

Luego ya busqué algo más personalizado, de mejor calidad y con mi propio logotipo y llegué a una empresa que ofrece un diseño personalizado, etiquetas tejidas y un precio asequible pidiendo cantidad, así que las que ahora utilizo son de esta empresa:

Etisilk

Como ya son las tantas de la madrugada seguro que me he dejado cosas en el tintero, así que si echáis algo en falta dejadme un comentario y lo solucionamos.

Recopilación realizada por MisCanguritos. Si quieres utilizarla pide permiso y pon nuestro enlace. Gracias.

Coser una bandolera con plegado PMC inverso (antes marsupina inverso)

Coser una bandolera es muy sencillo, especialmente si es a partir de un fular; si utilizamos un tejido que no sea de fular habrá un poco más de complicación ya que será necesario coser los dobladillos a lo largo de los dos metros aproximados de tela (por 70 cm. de ancho) que usaremos para confeccionarla. También se puede prescindir del dobladillo colocando un bies en todo el contorno de la bandolera, que además nos servirá para identificar fácilmente los extremos de la tela y nos ayudará en el ajuste.

Para saber más sobre cómo coser una bandolera haciendo dobladillo previamente y también sobre los tejidos y anillas más aptos para bandoleras visitad el blog de Sol,  Marsupina, mamá cangura. Ahí encontraréis completa información sobre estos temas.

La forma en que las anillas se fijan a la tela, los pliegues o ausencia de ellos al coser esta parte tan importante de la bandolera, es uno de los aspectos en los que más variables admite la bandolera de anillas.

Las anillas se colocan en uno de los extremos cortos de la bandolera y lo más habitual (aunque pueden usarse sin coser a la tela) es que la tela vaya cosida, al menos con tres pespuntes. El método más sencillo y uno de los más utilizados para fijar las anillas es el plegado que denominamos “sakura”, en alusión a una famosa marca americana de bandoleras. Este método realmente se caracteriza por la ausencia de plegado, la tela se dobla sin más recogiendo las anillas y se cose sin ningún tipo de pliegue en todo el ancho de la bandolera. Podéis coser vuestra bandolera con plegado sakura siguiendo el estupendo tutorial de Klara, en su blog Twins Outside.  También podéis consultar el tutorial de Aurora,  en Mi rincón de mariposas.

Pero hay muchas otras maneras de colocar y plegar la tela a la hora de coser las anillas, podéis encontrar un resumen de los tipos de plegados y costuras más conocidos y utilizados en esta entrada anterior de mi blog.

Uno de los plegados que más éxito está teniendo últimamente, ahora que sabemos que “hay vida más allá del sakura” es el PMC, plegado que hasta hace pocos días conocíamos como marsupina ya que erróneamente pensábamos que era el que cosía Sol, del blog Marsupina mamá cangura, en sus bandoleras. Pero haciendo una revisión de los tipos de plegado con ella hemos descubierto que son dos plegados diferentes por lo que a través de Facebook se ha rebautizado con estas siglas (abreviatura de Plegado MisCanguritos).

También su variante, el PMC inverso, es uno de los plegados más demandados, y el tutorial que hoy os traigo os servirá para ambos.

La diferencia entre el plegado marsupina “auténtico” y los plegados PMC y PMC inverso (antiguos marsupina y marsupina inverso) os la he intentado plasmar en este dibujo, sé que está un tanto cutre pero no tengo ningún programa para hacer dibujos en condiciones instalado ahora mismo en el ordenador, intentaré hacer otro mejor lo antes posible.

Pero vamos ya con el PMC inverso. En este caso trabajaremos sobre tejido de fular (un Didymos Rosalinde con 50% lino). Para hacer los PMC se trabaja del mismo modo, por el lado “bueno” del fular (o el que queramos que quede visto en el hombro y la bolsa) en el PMC, o por el reverso (o el que queramos que quede visto en la cola) en el PMC inverso.

Primero remallamos o sobrehilamos la zona por la que hemos cortado (en el caso de usar un trozo de fular).

A continuación, marcamos el centro del ancho, en la parte superior y unos 20 cm más abajo.

Hacemos ahora seis marcas partiendo del dobladillo y hacia el centro. La distancia de las marcas varía según el ancho de la bandolera, pero para orientaros, yo las suelo hacer de entre 3,5 y 4 cm. Las marcas ocuparán dos tercios de la mitad del ancho. El último tercio queda libre.

Comenzamos a doblar, llevando la tela desde la segunda marca hacia el dobladillo

Sujetamos con alfileres, tanto en la parte de arriba como en las marcas hechas a 20 cm

Y ahora hacemos lo mismo, desde la 4ª marca, pero al contrario, llevando la tela hasta la 6ª marca. El resto de marcas se usan como guía (la tercera nos quedará en el centro del pliegue ahora mismo).

Así nos queda la bandolera vista desde arriba:

Ahora doblamos todo este pliegue llevándolo hacia la marca que hicimos en primer lugar, la central. Nos quedará así:

Así queda visto desde arriba:

Fijamos con alfileres y pasamos a trabajar con la otra mitad del ancho. Primero hacemos las marcas guía.

Y repetimos todo el proceso hasta conseguir que ambos pliegues queden unidos en el centro:

Así se verá desde arriba:

Por el derecho de la tela nos queda así:

Ahora fijamos el plegado en la parte superior con un pespunte:

Marcamos en el revés la medida que queramos para doblar la tela y enganchar las anillas. Es recomendable hacer la costura lo más cercana posible a las anillas.

Colocamos las anillas y llevamos el borde de la tela hasta la marca. Podemos fijar con alfileres para sujetar mejor mientras cosemos.

Cosemos ahora el primer pespunte por la parte del revés, guiándonos por la marca.

El segundo y siguientes pespuntes los damos ya por el derecho:

Al menos uno de los pespuntes debería estar reforzado.

Y ya está lista nuestra bandolera con PMC  inverso:

Para coser el PMC normal trabajaremos por la cara buena del fular, quedado los pliegues vistos y la parte que en el inverso vemos, quedará en el interior en el PMC normal.

¡Ahora sólo os queda poneros manos a la obra!

Tutorial propiedad de MisCanguritos, puedes utilizarlo citando y enlazando la fuente y sin fines comerciales 

Suuuuuper oferta Colimaçon!!!

Si, lo digo así,  con  muchas “UUUUU” porque realmente es una super oferta. En Colimaçon & Cie, la marca de fulares franceses,  habrá pronto muchas novedades importantes, que os iremos contando puntualmente. Por el momento, la principal noticia es que durante el mes de abril los portabebés Colimaçon, tanto bandoleras como fulares, tienen un descuento del 25%, así que no tenéis excusa para probar un fular si es que aún no habéis dado el paso.

Los fulares Colimaçon están realizados en algodón 100% tejido en sarga diagonal, en 8 colores lisos con tintes libres de sustancias tóxicas. Son 100% franceses y su relación calidad-precio es inmejorable. Son suaves y manejables, perfectos para usar desde el primer día y también con niños grandes, ya que tienen un excelente soporte.

Incluyen un completo manual de instrucciones en español, con fotografías paso a paso de todos los nudos.

Podéis ver los colores y tallas disponibles en MisCanguritos Tienda Online pero no tardéis mucho en decidir que ya van quedando pocas unidades. El precio que se muestra ya incluye el 25% de descuento.  ¡Encontraréis fulares desde sólo 26,25 euros!

Y lo mismo con las bandoleras, realizadas con el mismo tejido, destaca su solidez y confort. Llevan anillas de aluminio grandes, de la marca SlingRings, en tonos a juego, e incluyen instrucciones.  Podéis verlas aquí: Bandoleras Colimaçon

No dejéis pasar esta oportunidad de conseguir un portabebé estupendo a un precio inmejorable.

Plegados y costuras en bandoleras

Las bandoleras son uno de los portabebés más prácticos y cómodos, rápidas de poner, ocupan poco espacio, son frescas y se pueden usar desde el primer día y hasta el fin del porteo. El abanico de tejidos que se pueden utilizar para confeccionar una bandolera hace de ella un portabebé muy personalizable. Además la forma en que las anillas se unen con la tela puede adoptar también diferentes pliegues y costuras que hacen que se adapte de una manera u otra al hombro del porteador.

Este, el de los plegados de bandolera o la forma en que se cosen las anillas, es un tema que me interesa especialmente por ser uno de los portabebés estrella en mi tienda y también en el porteo de mis hijos y sobrino. Hay que dejar claro que no existe un plegado mejor que otro, ni siquiera el más conocido “sakura” es mejor que otros, simplemente es de los más sencillos de coser y de los más conocidos en nuestro país, aunque no así en otros.

Cualquier plegado es bueno si al porteador le resulta cómodo. Hay personas que han renunciado al uso de bandolera porque sólo conocen el “tipo sakura” y no les funciona, mientras que otras prueban otros tipos de costura, en pliegues, en abanico, etc.  buscando más comodidad que con el sakura y descubren que no necesitan otro plegado, que este más sencillo les funciona a la perfección.

¿Cómo saber si un plegado te va bien o no? La única manera es probando varios, pero esto no siempre es posible. Si conoces a mamás o papás canguro que usen bandoleras sería ideal poder probarlas antes de decidirte por una, identificando el plegado que has probado y te ha convencido y solicitando el mismo en la tienda donde la compres si te ofrecen esta opción. Pero como digo, no todo el mundo tiene esta opción. Si no has usado nunca una bandolera mi recomendación es empezar con el cosido simple o tipo sakura, bien colocado y desplegado en el hombro (nunca en la zona del cuello!!!) es probable que te funcione bien. Si te interesa probar varios tipos de cosido, pliegues, acordeones, abanico, marsupina, tengo disponible entre mi fondo de portabebés una amplia sección de bandoleras con plegados diversos, es otra manera sencilla de saber cuál es tu plegado ideal.

Hay que tener en cuenta también que no todos los plegados funcionan igual en todos los tejidos, no es lo mismo un plegado tipo marsupina en una bandolera fina de algodón que en una de fular grueso.

Vamos a ver en detalle diferentes tipos de costura para bandoleras de anillas:

El plegado que llamamos normal o “tipo Sakura” lleva la tela cosida sin pliegues en las anillas. Este plegado es el que más se extiende por hombro y brazo y en general es el más conocido y utilizado por los usuarios de bandolera de anillas en nuestro país.

El plegado de tablas ,  es muy llamativo estéticamente, queda más recogido en el hombro, despliega menos. El plegado de las bandoleras Oopa sería una variante de éste  pero con pliegues asimétricos.

El cosido “tipo kalea” con tablas en los laterales y un espacio sin pliegues en el centro puede ser con los pliegues hacia el interior (sería el kalea original) o hacia el exterior, cubriendo el dobladillo lateral (sería entonces un kalea inverso). Se parece al plegado de tablas. Despliega bastante por el hombro pero no sube hacia el cuello ni baja tanto hacia el brazo como ocurre con el tipo Sakura.

El “plegado marsupina” bautizado así en honor a Sol, que lo lleva utilizando años en sus bandoleras, es una variación del “plegado acordeón” que no despliega mucho en el hombro por los pliegues previos a la costura, muy característicos por su unión central y por resultar un conjunto de capas de tela que ofrece incluso cierto efecto de “acolchado”. Este plegado no es el marsupina que he estado cosiendo hasta ahora (actualizado a 24 de septiembre de 2011) sino el que originalmente ha usado Sol.

El “plegado miscanguritos, PMC”  antes conocido como marsupina y que ahora vamos a rebautizar, lo comencé a usar hace unos meses variando el box pleat y pensando que era el que usaba Sol, de ahí el nombre que le pusimos en un principio.  Las capas de pliegues son las mismas  que en el de Sol pero en vez de plegar doblemente en el interior se pliega una vez hacia adentro y otra hacia fuera. En unos dibujos que colgaré en breve se verá mejor la diferencia.

El  “plegado miscanguritos inverso o PMC inverso” es una variante más en la que la colocación de las capas de tela se hace igual que en el marsupina, pero luego se dobla al contrario que éste, quedando en el interior de la costura la unión central y una superficie sin uniones en la cara vista del plegado.

Otro tipo de cosido para bandolera es el “acordeón simétrico”, similar estéticamente al marsupina y al miscanguritos pero con menos pliegues en la formación de la costura, quedando los dobladillos vistos en el exterior, lo que no ocurre con el marsupina, en el que la capa del dobladillo lleva otra superior.

Y el “acordeón simple”, un plegado sencillo pero también efectivo, que resulta en una superficie amplia de apoyo para el hombro pero que no despliega demasiado hacia zonas problemáticas como hombro y cuello.

Un plegado un tanto diferente a los anteriores es el “hot dog”. En este plegado, los extremos o dobladillos de la tela quedan hacia el interior de la costura, lo que no ocurre en todos los anteriores.

También tiene esta característica el plegado usado por Didymos, que denomina Scherenfaltung, aunque por comodidad lo denominamos “plegado Didymos”. El tableado de este plegado termina con los dobladillos partiendo de la parte central de la costura por lo que para desplegarse correctamente tienen que abrirse desde dentro hacia afuera.

Una variación de este plegado de Didymos es el plegado “tijera simple”, que hemos empezado a utilizar en MisCanguritos tras probar diferentes modificaciones. Es un plegado menos compacto que el tijera original de Didymos, con más superficie de apoyo y apto para todo tipo de tejidos (el plegado tijera de Didymos es muy difícil de coser en tejidos gruesos).

Otras costuras como las de las bandoleras PSling, Crianza Natural, etc. se recomiendan para un sólo hombro, derecho o izquierdo, por lo que al adquirirlas es necesario indicar el hombro donde apoyarán las anillas según tu preferencia. En todos los plegados mencionados anteriormente el uso es indistinto en ambos hombros.

Y hay muchos otros, especialmente de marcas americanas, si los conocéis, utilizáis y además tenéis fotografías os agradecería que me escribieseis a miscanguritos@gmail.com para contarme vuestras impresiones y seguir ampliando esta guía de costuras de bandoleras.

Recordad que podéis enviarnos vuestros fulares para transformar en bandolera con el plegado que más os guste o llevaros cualquier bandolera de nuestra tienda eligiendo también el plegado o el color de las anillas.  Incluso podéis enviar una bandolera con un plegado que ya no os convenza para cambiarlo por otro y probar algo nuevo.