Tag Archives: mochilas

Mochila ergonómica Fidella Fusion

Aprovechando que una clienta me ha pedido un vídeo de la mochila Fidella Fusion os he preparado esta entrada para hablaros un poco más de este portabebé.

Esta mochila se caracteriza por estar realiza en tejido jacquard, el mismo que usa Fidella en sus fulares. Por ello, la adaptación que se consigue tanto al cuerpo del bebé o niño como del adulto, es óptima. Además, es evolutiva, así que permite adaptar el tamaño del cuerpo a bebés y niños desde 3,5 kilos hasta 15 kilos, que es el peso máximo para el cual ha sido testada.

Fidella Fusion 1

Continue reading

PORTABEBÉS PARA EL VERANO

Este tema es uno de los que más nos preocupan según se van acercando los calores veraniegos… ¿cómo puedo llevar a mi bebé en verano sin que ambos pasemos demasiado calor? ¿tengo que renunciar al portabebé durante esta época y usar de nuevo el carrito? Para nada, en verano no tenemos que renunciar al porteo ya que existen diferentes alternativas tanto en portabebés de un solo hombro como en los que reparten el peso en los dos hombros.

Uno de los portabebés más veraniegos es la bandolera, que apoya el peso en un hombro aunque reparte por la espalda al desplegarse la tela por ella. Las bandoleras de algodón fino para bebés pequeños y recién nacidos son ideales, suaves y ligeras y además con un secado muy rápido por si decidimos darnos un baño con los peques.

Las de tejido de fular son algo más calurosas pero también hay opciones, como las que incluyen incluyen lino o cáñamo en su composición, las de sarga o jacquard fino. En general, a no ser que tengamos una bandolera muy gruesa o con mezcla de lana, será buena aliada para el verano, tanto en tejido de fular como en otros tejidos más simples.

Pero sin duda, el tejido estrella para bandolera veraniega, fresca y con soporte, es el lino. Transpirable, ligero, fresco y resistente, lo encontramos en variedad de colores, aunque como he comentado es mejor buscar tonos claros que siempre son menos calurosos que los oscuros. El lino sólo tiene una pega, se arruga mucho, pero… ¡la arruga es bella!

En portabebés de un solo hombro tenemos otras opciones, como el Suppori, el Tonga o el pouch, pero la bandolera sería la primera opción por soporte y por versatilidad y tiempo de uso (el pouch se recomienda a partir de los 3 meses aproximadamente y si tiene licra es algo más caluroso, mientras que Suppori y Tonga suelen ser para ratos cortos).

Si lo que buscamos es un portabebé de dos hombros las opciones son muchas. Empezando por las mochilas ergonómicas, siempre serán más frescas las que no tengan cuerpos acolchados, como Boba, Tula, Manduca… o tengan muy poco acolchado (mejor sólo en la zona de apoyo de las piernas del bebé). Hay versiones ligeras como la Boba Air (aunque tiene la desventaja de estar confeccionada en nylon) o la Smart Carrier de Amazonas, en algodón 100%.

Uno de los portabebés más ligeros y frescos de apoyo en dos hombros es el podaegi, sencillo de usar y muy fácil de guardar en cualquier bolso porque ocupa poquito una vez plegado. Si lo anudamos en tibetano (entrelazando los tirantes sobre el pecho, dejando la cintura libre) será aún más fresco aunque el anudado a la cintura reparte mejor el peso. El onbuhimo es muy similar pero con unas trabillas que ayudan a formar el asiento y que dan más seguridad para las mamis y los papis novat@s.

El mei tai es el preferido de muchos padres y  madres, muy similar en uso a una mochila ergonómica pero sin los abultados acolchados que pueden dar calor en las mochilas. Suelen hacerse en loneta y algodón aunque también pueden coserse con lino y con tejido de fular. Llevan nudo a la cintura pero existen versiones que eliminan este nudo, aunque para este uso es más sencillo el podaegi o el onbuhimo. Si eliges tonos claros para tu mei tai y el acolchado se reduce a las zonas más necesarias (hombros cuando los tirantes no son tipo chinado-anchos y un poco en la cabecera) tendrás un portabebé muy fresco y veraniego.

Los portabebés africanos, como el kanga y el bambará también pueden ser muy útiles de cara al calor, aunque el hecho de que suelan anudarse en la cintura y el pecho y que los niños queden más bajos a la espalda hace que pierdan un poco el atractivo.

Y llegamos al portabebé más versátil, el fular. No tenemos que renunciar al fular en verano, ni siquiera al elástico. Dentro de los elásticos tenemos que buscar tejidos naturales y finos, algodón 100%, cáñamo, bambú y huir de los que contienen  elastán (en invierno pueden irnos muy bien pero ahora nos resultarán más calurosos). Las marcas más recomendadas para usar en verano son Mameco (con cáñamo y muy buen soporte incluso para niños grandes), Gypsy Mama (100% algodón), Hoppediz elástico, LennyLamb elástico, Fil’up (100% algodón) y Aldoria (100% bambú). En general los fulares elásticos sin fibras artificiales son menos elásticos que los que incorporan elastán pero también son mucho más frescos y no por ello son menos cómodos. Moby (100% algodón pero más grueso) JPMBB, Boba Wrap, etc. los dejamos mejor para cuando pase el buen tiempo.

En fulares no elásticos las opciones son muchas. Empezando por cualquier fular de sarga no muy largo, en torno a los 3,5 metros, que nos sirva para hacer un canguro anudado a la cintura, uno de los nudos más frescos para el verano. Si lo que necesitamos es mucho soporte porque nuestro pequeño ya no es tan bebé podemos pasar bien el verano con un fular con mezcla de cáñamo o lino. En este tipo de mezclas destacan por su soporte y comodidad los indios y jacquards de Didymos. Con uno de estos fulares en talla 3 o 4 podéis llevar muy cómodos incluso a niños grandes y no pasar demasiado calor.

Otra marca con fulares de mezcla con lino de mucha calidad y diseños especialmente bonitos es Nati Baby.

Otra opción son los Colimaçon 50% lino. Son algo tiesos pero suavizan mucho con lavados a temperatura alta, con planchado a vapor y con el uso.

Y si queremos fulares especialmente finos para las zonas más cálidas tenemos  los Gypsy Mama de gasa; aunque el tacto inicial es un poco áspero también suavizan bastante con el uso y nos permiten muy buen soporte con nudos de varias capas hasta unos 10-12 kilos. Son de los pocos fulares con los que podemos llevar una cruz envolvente en pleno verano en Sevilla.

Como veis las opciones son muchas, y esto es sólo un resumen. Así que no renunciéis a portear a vuestros hijos en verano. Además de usar un portabebé adecuado para el calor también podéis tener en cuenta otras recomendaciones como son:

–         Permanecer en casa en las horas de más calor, especialmente si vivís o pasáis las vacaciones en el Sur.

–         Llevar siempre gorros o viseras, tanto los papis como los niños.

–         Colocar siempre una capa de tela entre el bebé y el porteador. Llevar al niño desnudo (solo con pañal) no es una buena solución para evitar que pase calor, es preferible ponerle un body o una camiseta de algodón 100%. Lo mismo para los porteadores, mejor con tejidos naturales y transpirables.

–         Llevar siempre agua y beber mucha y ofrecer también al niño (o el pecho si toma y va con la mamá).

–         Usar sombrillas o paraguas con protección UV

Si tenéis dudas o preguntas sobre este o cualquier otro tema relacionado con el porteo podéis escribirme a miscanguritos@gmail.com

Artículo escrito por Marta González (MisCanguritos). Prohibida su difusión sin autorización expresa de la autora.

Mochila Bondolino a fondo

Hoy os presentamos una completa review sobre la mochila de Hoppediz, Bondolino, apta de 0 a 3 años aproximadamente.  Bondolino es una de las pocas mochilas ergonómicas que permiten su uso desde recién nacido respetando la postura natural de las piernas y la espalda del bebé y manteniendo la posición ranita. Es ideal para aquellos papás y mamás que no se atreven con el fular o la bandolera.

Bondolino está realizada en tela de fular, con elasticidad diagonal, lo que ofrece un ajuste y un adaptación al cuerpo del bebé y del porteador que no se consigue con otras mochilas. El tejido y suave y cálido, apto para las delicadas pieles de los bebés.

Otra de las cualidades que diferencian a la Bondolino de otras mochilas es la ausencia de cierres metálicos, plásticos o piezas duras; se ajusta mediante velcros y un simple nudo y no es necesario adaptar los tirantes con piezas plásticas a base de tirones.

Accesorios: Bondolino incluye una bolsa-mochila de transporte, un completo manual en español con fotografías detalladas, una cruceta opcional que se puede colocar en los tirantes cuando se lleva al niño delante para garantizar que quedan perfectamente colocados (aunque es tan sencilla de colocar que la cruceta no suele ser necesaria), y un par de protectores para los velcros de la capucha (para colocar cuando no se usa la capucha o al lavar).

Características:

–         Asiento preformado: la base de la mochila tiene dos pinzas que preforman un asiento para facilitar la adopción de la posición ranita al colocar al bebé o niño. El puente mide 26 centímetros con los extensores cerrados y 34 si los colocamos.

–         Cuerpo de suave tejido para adaptarse al bebé, con acolchado en los laterales para proteger y proporcionar comodidad en las corvas del niño o bebé.

–         Extensores laterales acolchados para ampliar el cuerpo con sólo colocar dos botones. Los extensores quedan escondidos en unos bolsillos del interior del cinturón cuando no se usan. Cuando queremos utilizarlos porque nuestro bebé ha crecido simplemente los extraemos y abrochamos a los dos botones de la parte inferior del cuerpo de la mochila

–         Capucha regulable con velcros (incluye un protector para cuando no se usan los velcros o para cuando se mete en la lavadora) y ajustable con cintas a las tiras de los hombros. Tiene también goma en la parte superior para adaptarse mejor a la cabeza del bebé o niño.

–         Otra cinta permite unir los tirantes sobre el pecho cuando se usa la mochila a la espalda. Esta cinta o cordón se puede regular en cuatro posiciones diferentes.

–         Tirantes anchos y acolchados que se van estrechando para permitir un anudado más cómodo.

–         Amplia superficie de velcro (continuo) en la tira de la cintura, para adaptarse a todas las medidas.

–         Bolsillo lateral cerrado con cremallera.

–         Se puede meter en lavadora a 40º C

Todas las medidas:

–         Cuerpo: ancho de la base sin extensores 26 centímetros, con extensores 34 centímetros. Ancho de la parte superior 40 centímetros. Alto 37 centímetros, contando el cinturón 47 centímetros.

–         Cinturón: 122 centímetros de largo (ajustable aproximadamente de 65 a 110 centímetros). Existe la posibilidad de acoplar un extensor que permite su uso  hasta 140 centímetros. Ancho 10 centímetros.

–         Tiras superiores 178 centímetros de largo (50 con acolchado).  Ancho, 10.5 centímetros en la parte más gruesa y 6 centímetros en la más estrecha.

Y los materiales:

–         Exterior: 100% algodón

–         Acolchados: 100% poliéster

–         Tirantes: un refuerzo de poliuretano en la zona de los velcros

–         Velcros: 100% poliamida

¿Desde y hasta cuándo?

Bondolino se puede usar desde recién nacido (3 kilos) y hasta que tú quieras. Hoy nosotros la hemos usado con la pequeña de 1 año y 8 kilos y con el mayor de 3 años y medio y 15 kilos… para muestra, las fotos a continuación.

Los precios:

Mochila bondolino con instrucciones, bolsa y cruceta: 89 euros (colores: burdeos, negro-rojo, beige, negro-beige, azul marino, azul claro y verde oliva). El modelo negro-azul claro está realizado en algodón orgánico y su precio es 99 euros.

Extensor de cinturón 8.95 euros.

Disponible en www.miscanguritos.com

Pincha en las imágenes para ver su descripción